• Desarrollar las destrezas y capacidades necesarias para la práctica instrumental y vocal.
  • Adaptación progresiva al instrumento, profundizando en sus potencialidades y en las capacidades físicas personales.
  • Desarrollo de las aptitudes expresivas y comunicativas a través de la música.
  • Eliminación progresiva de tensiones corporales, inhibiciones y demás trabajos que surgen paralelas a cualquier iniciación en la práctica instrumental y vocal.
  • Profundizar en la estructura y sintaxis del lenguaje musical de modo que se convierta en una herramienta sólida y práctica para la interpretación instrumental.
  • Se profundizará en estos conocimientos, trabajando sus diversas facetas de un modo orgánico y global.
  • Capacidades y destrezas rítmicas.
  • Entrenamiento auditivo.
  • Desarrollo de las posibilidades vocales (entonación).
  • Desarrollo de la capacidad de comprensión de los conceptos y elementos básicos del lenguaje musical.